Cargando...
Una Tarde de Verano para Pedro y Raúl Alonso Ganados S.A.

Una Tarde de Verano para Pedro y Raúl Alonso Ganados S.A.

 

La sociedad Rural de Tandil fue, como de costumbre, el escenario para el primer remate del 2018 de los hermanos Alonso. Clase, buen embrete, calidad y manos con demanda sostenida, fueron el condimento de un remate que pintó complicado en su inicio pero que sobrellevó los inconvenientes para marcar una gran inauguración de año.

 

Hacienda a la balanza bien puesta en los corrales daban inicio a una subasta que tenía a Martín Canales al frente del martillo, quien sobre la hora salió al ruedo para defender la mercadería expuesta por productores y confiada a los hermanos velenses.

 

El hombre de Rauch marcaba un inicio sostenido y ágil en cuanto a valores y manos, con lotes de novillitos y vaquillonas que demostraban lo bueno que se produce en la zona. La Vaca gorda no bajaba de tono y ya se visualizaban valores superiores a lo de la ronda matutina en Liniers.

 

Conserva y manufactura daban continuidad a lo que se venía desarrollando en los corrales de hacienda gorda con importantes lotes sostenidos que no bajaban de $18.00. Martín tomaba respiro, y como es habitual, Pedro agarraba las riendas de la subasta cuando llegaban los toros para cerrar lo que era la primera parte importante del evento.

 

Fila de Invernada, Canales con la posta y la firmeza que lo marcó en toda la subasta, empezaba a pujar con los compradores por los lotes que se desataban. Tanto machos como hembras se mostraron sostenidos y cuando la calidad apareció, los valores acompañaron.

 

Dos corrales de vientres cerraban la hilera y ponían punto final al primer remate de los hermanos Alonso, que iniciaron un nuevo año buscando continuidad con el objetivo de intentar llegar a doce de doce.

 

Jornada accidentada por partida doble, percance automovilístico del martillero titular Luis Biaus, y una lesión sufrida por Raúl, que no solo lo alejará de las canchas por un tiempo, sino que también lo ausentó de la feria, obligándolo a unas “ vacaciones forzadas”.

 

 
RESULTADOS: