Cargando...
Satisfactoria venta de La Cassina, en su tercera Venta Anual en Cacharí

Satisfactoria venta de La Cassina, en su tercera Venta Anual en Cacharí

Estancia y Cabaña la Cassina volvía a elegir Cachari y Hugo R. Aristegui como escenario para la gran oferta anual de reproductores que realizan. Por tercera vez consecutiva dijeron presente para ofrecer la calidad de sus ejemplares a los productores de la zona.

Luego de un almuerzo al estilo campo, bajo un medio día bien primaveral en las instalaciones de la Consignataria, todo se disponía a pasar por el remate general para luego llegar al momento de los reproductores. Stands de varias firmas y obsequios a quienes llegaban daban cuenta del importante evento que iba a tener la tarde en la localidad ubicada sobre la Ruta Nacional Nº 3.

 

Llegaban las palabras iniciales, Ricardo Arzoz aclaraba condiciones de pago para darle paso al titular de la cabaña Roque Cassini, quien luego de agradecer y recibir premios de las Asociaciones de Angus y Hereford, se acomodaba en el carro para seguir atentamente las ventas a cargo del Martillero oriundo de Tres Arroyos.

 

Una fila destacada de Toros Angus negros y colorados Puros Controlados eran la carta de presentación de lo que sería una importante oferta de reproductores machos y hembras.

 

Los Angus fueron un total de 37 ejemplares subastados, que se colocaron entre $ 40.000 y $ 71.000, dando un promedio final de $ 47.283. Buen acompañamiento de productores y compradores hicieron aparecer las manos en cada uno de los corrales con negros y colorados, eligiendo su ejemplar y haciendo justicia a lo ofrecido.

 

Se llegaba casi al final de la fila, y aparecían los nuevos protagonistas de la tarde. Reproductores machos Hereford y Bradford era lo que continuaba en el ritmo de las ventas en Cacharí. Los primeros, con un Pedigree, hicieron $60.000 y luego los Puros Registrados fueron de $ 40.000 a $ 45.000; y los segundos eran sólo dos ejemplares que se colocaron a $40.000 y $47.000.

 

Los machos ya habían pasado por el Martillo de Arzoz, y era el momento de las hembras. Tres corrales ofreció La Cassina a los que se acercaron a la feria; dos de vaquillonas Angus Puras Controladas preñadas, y uno de Madres Angus seleccionadas. Las PC se subastaron a $ 26.500 las coloradas y $23.000 las Negras, y por su parte las MAS fueron a $ 22.000.

 

Por último, y nuevamente acompañando a La Cassina, La Prometida de Santa Yvonne S.A decía presente con 25 Vaquillonas MAS preñadas que se coloraron entre $ 18.000 y $ 19.500.

 

“Estamos muy satisfechos, el remate fue ágil, se vendió el cien por cien de lo que trajimos, predominó el Angus con un promedio alrededor de cuarenta y ocho mil pesos. El Hereford un poco más flojo como en todos lados. Lamentablemente es una raza donde vamos a tener que trabajar mucho para levantarla porque es extraordinaria pero esta caída en los últimos años sobre todo, lo que es el Hereford productivo; y la gente un poco por algún temor y por la falta de trabajo de los cabañeros y de insistencia de que es una raza extraordinaria, han dejado de comprar, pasaron a la Angus, Bradford y Brangus, y están descuidando una raza extraordinaria como es la Hereford. Se ve que a la gente le gustaron los animales, importante que se repitieron los compradores y eso es música para el oído del cabañero, porque quiere decir que lo que uno vende a la gente le sirve, vuelven a buscarlo, lo esperan y eso me genera una gran satisfacción y orgullo que la gente de la zona compre la hacienda nuestra”, puntualizó Roque Cassini, titular de la Cabaña.

 

Por su parte, Ricardo Arzoz, quien llevo adelante las ventas expresó, “Salieron bien los toros, buenos promedios, se vendieron todos los vientres en valores de mercado. Conforme, muy satisfecho por un lindo remate con mucha gente que acompañó, ya es una venta que se hizo institucional acá en Cacharí el de La Cassina”.

 

“Cada vez que uno prepara esta clase de remates tiene incertidumbre porque no sabes si te va a acompañar el tiempo, si los compradores van a venir, pero era impensado hace cuatro o cinco años estar vendiendo toros en Cacharí, porque la vaca nos costaba un montón y los toros que venían de cabañas de acá de la zona era un sacrificio tratar de venderlos a todos. Hoy vendimos cincuenta toros en veinte minutos, media hora a valores, creo, sumamente satisfactorios, y después los vientres que se colocaron todos a precios más acordes a lo que se viene manejando”, concluyó Juan cruz Aristegui, titular de la Casa Consignataria.

Las nubes se hacían presentes, algunas gotas comenzaban a caer. Pero eso ya no importaba, porque por tercera vez consecutiva el equipo de La Cassina y Hugo R. Aristegui concretaban lo que es uno de los eventos más destacado del calendario.