Cargando...
Retenciones. Fernández ratificó que busca subirlas en soja y en el campo contestaron que no pueden pagar más

Retenciones. Fernández ratificó que busca subirlas en soja y en el campo contestaron que no pueden pagar más

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, ratificó la intención de su Gobierno de subir las retenciones a la soja, que pasarían del 30 al 33%, y desde el campo le respondieron que no pueden pagar un peso más de impuestos.

En su discurso de apertura de sesiones ordinarias ante el Congreso, el jefe de Estado señaló que el crecimiento del campo es "uno de los objetivos" de su Gobierno y añadió que se ocupó para que los productores "tengan un más fácil acceso al crédito" y se cuidó el precio de los combustibles.

Enseguida, se refirió a las retenciones. "Partiendo de allí, y queriendo preservar el mejor desarrollo del campo, hemos hecho una propuesta generosa en materia de derechos a las exportaciones en la que solo se incrementa uno de un total de venticinco cultivos que hoy están afectados por esos derechos", dijo.

En diciembre pasado, el Gobierno subió de 24,7 a 30% las retenciones a la soja y ahora quiere incrementarlas en otros tres puntos. El ministro de Agricultura, Luis Basterra, le comentó a la Mesa de Enlace esa decisión el jueves pasado y ahora, pasado mañana, volverá a recibir a los ruralistas para darles a conocer una respuestas del Gobierno ya que el campo había pedido rebajas de retenciones.

En rigor, Fernández no hizo una sola mención a una posible rebaja. Lo que sí remarcó, en una alusión indirecta al conflicto de 2008 por las retenciones móviles, que lo tuvo como protagonista en la negociación con el campo cuando era jefe de Gabinete, que "aspiro a que esta vez, a través del diálogo, encontremos el camino que nos conduzca a sostener el desarrollo y a preservar las cuentas públicas".

Desde la Mesa de Enlace, en Coninagro dijeron que no van a opinar hasta conocer el martes, con Basterra, el contenido de las medidas. Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), fustigó el posible aumento de las retenciones. "Nosotros seguimos sosteniendo la imposibilidad de incrementar cualquier porcentaje las retenciones y lo vamos a seguir sosteniendo", afirmó a LA NACION.

"Sostenemos la imposibilidad de pagar un peso más de impuestos. Esa es la postura de CRA", agregó. En el campo recuerdan que vienen "poniendo el hombro" con más de US$100.000 millones por retenciones desde 2002, además de otros tributos.

"La propuesta del gobierno no es generosa. Alienta la puerta giratoria en la que el campo pone cada vez más pero el gasto público crece y la pobreza nunca baja. Los productores están atrapados en la voracidad de los gobiernos que nos exigen pagar lo que ya no tenemos", alertó Chemes en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), dijo a LA NACION que la entidad va a esperar hasta el martes. Luego agregó: "Vamos a esperar al martes pero los pequeños y medianos productores no podemos hacer más esfuerzos y, por el contrario, necesitamos un trato diferenciado. Se habla mucho de segmentacion pero no hemos visto propuesta aun de parte del gobierno".

En un discurso en la exposición rural en Río Gallegos, Santa Cruz, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina, expresó el rechazo a la suba de las retenciones e indicó que el anuncio "le resta importancia" al encuentro con Basterra.

"Hoy mismo escuchamos cómo en medio de un diálogo abierto el presidente de la Nación anunció un aumento de retenciones a la soja. Nos sorprendió porque la consigna que el ministro trajo el jueves pasado luego de más de dos meses esperando la convocatoria, era darnos una respuesta a los pedidos que hicimos desde la Comision de Enlace, indicando lo perjudicial que era tomar esa medida. Este anuncio le resta importancia a la reunión pactada, y se parece más a las prácticas a la que nos tenían acostumbrados cuando no había diálogo en el pasado", afirmó.

En tanto, Matías de Velazco, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), también criticó cualquier suba de las retenciones. "En la mochila que lleva el campo no le cabe un gramo más de impuestos. Si hay que preservar el equilibrio de las cuentas del Estado, ¿por qué no prueban con algo novedoso que no se hizo nunca en la Argentina como bajar el gasto del Estado ? Es hora que los políticos también sean solidarios y cedan algo de sus excesivos gastos. El campo siempre fue solidario dados los miles de millones de dólares aportados tomando solo las retenciones. Creo que va llegando la hora de ver el esfuerzo de los gobernantes", remarcó.

En Carbap indican que se encuentran en estado de alerta y movilización y quieren que la Mesa de Enlace le ponga fecha a un cese de comercialización ante el inminente incremento de las retenciones.

El viernes pasado, el Gobierno reabrió parte del registro para exportar, que había cerrado ante la posible suba de las retenciones a la soja, pero sigue suspendido para trigo, maíz, girasol, soja y arroz, entre otros productos, que concentran el 95% de las exportaciones de granos.

En el sector de la exportación dicen que así siguen paralizadas el 95% de las ventas al exterior y solo esta semana de continuar cerrado el registro se perderían ventas por US$180 millones.

"Se está generando perjuicios económicos a exportadores sin justificación técnica alguna. Hay previstos más de 10 barcos para cargar maíz, harina de soja y aceite de soja sin autorizaciones de exportación por un valor cercano a los 180 millones de dólares. Si no salen, la Argentina entrará en la lista negra de países defaulteadores de contratos internacionales", dijeron en el sector de la exportación.

Esta mañana, entre otros lugares, productores se convocaron en el km 153 de la ruta 9, en San Pedro, a la espera del discurso de Fernández. Asistieron de diversas localidades de la región. Pidieron a la Mesa de Enlace, si sale la suba de las retenciones, un cese de comercialización por 15 días. Además, consideraron que debe hacerse una "rebelión fiscal con suspensión de pago de impuestos".

Fuente: La Nación.