Cargando...
Productores dicen que el Gobierno intenta dividirlos y seguirá el paro del campo

Productores dicen que el Gobierno intenta dividirlos y seguirá el paro del campo

El Gobierno reabrió de forma parcial las exportaciones de maíz en el mismo momento que comenzaba el segundo paro del campo lanzado por la Mesa de Enlace. Sin embargo, lejos de descomprimir la tensión, alteró aún más los ánimos en el sector agropecuario porque la decisión oficial establece que la exportación diaria del cereal no puede superar las 30.000 toneladas, lo que provocó que mantengan el cese de comercialización de granos hasta el miércoles e incluso evalúan extenderlo si no se reabre de manera total el registro de exportaciones del cereal.

La decisión de esta reapertura se dio luego de la reunión que habían mantenido los funcionarios del ministerio de Agricultura con el Consejo Agroindustrial (CAA) el jueves pasado. El sector agroindustrial le aseguró al ministro de Agricultura, Luis Basterra, que la demanda interna para los productores de pollo, cerdos y vacunos sería abastecida normalmente.

En la reapertura parcial muchos productores observan que el Gobierno intentaría dividirlos, ya que el interlocutor en las negociaciones ha pasado a ser el Consejo Agroindustrial que aglutina a la cadena productiva en vez de la Mesa de Enlace.

“Se alcanzaron acuerdos entre los distintos actores de la cadena agroindustrial y se verifica el compromiso de los oferentes al abastecimiento del mercado con fluidez hasta el empalme con la campaña 20/21. Compromiso aceptado por los sectores demandantes de las cadenas productoras de alimentos de consumo”, dijo el comunicado que salió desde la cartera agropecuaria ayer a la madrugada.

 

Los productores se juntaron en el primer dia del paro campo. Foto Juan José García

Los productores se juntaron en el primer dia del paro campo. Foto Juan José García

“Considerando desde el Gobierno Nacional que se alcanzó el compromiso de garantizar la oferta de maíz a las distintas cadenas de producción, pero que resta aún resolver las condiciones de accesibilidad no sólo en términos de cantidad sino también de precios, y atento al acuerdo del CAA, se decide dejar sin efecto provisoriamente la medida de suspensión de registros de DJVE de Maíz”, indicó el ministerio agropecuario.

Pero lo que desató la furia principalmente de los chacareros fue el tope de 30.000 toneladas diarias para exportar con el fin de que el ministerio “realice un monitoreo a fin de garantizar la disponibilidad para la demanda interna de maíz de la campaña 19/20”. Y hasta Coninagro que no adhirió al paro rechazó la medida.

Así, volvieron los fantasmas del pasado, como el sistema de ROE (Registro de Operaciones al Exterior) manejado por Ricardo Echegaray y Guillermo Moreno en la primera gestión de Cristina Kirchner para “defender” la mesa de los argentinos.

Así, luego de conocerse la medida, los presidentes de la Mesa de Enlace se reunieron y decidieron continuar con el cese de comercialización de granos, una forma simbólica de mostrar el malestar contra el Gobierno mientras que los productores de a poco se fueron sumando de a poco al costado de las rutas.

Asamblea del campo por las restricciones en las exportaciones de granos. Foto Juan José García

Asamblea del campo por las restricciones en las exportaciones de granos. Foto Juan José García

“La única explicación para probar nuevamente viejas recetas perimidas, de ineficacia comprobada es querer los mismos resultados que se consiguieron: discrecionalidad, falta de transparencia, complicar la operatoria normal para incentivar una suerte de direccionamiento, y sin lugar a dudas aparecerán los viejos conocidos facilitadores que generarán toda una serie de mecanismos espurios”, dijo Jorge Chemes, presidente de Confederaciones rurales Argentinas.

Carlos Achetoni, titular de la Federación Agraria, señaló que la medida tomada por el Gobierno “no fue consultada” y habló de consecuencias graves para la producción local.

Según estimaciones privadas, hay alrededor de 10 millones de toneladas lo que significa que solamente entre enero y febrero se podrán exportar unos 1,5 millones de toneladas hasta que ingrese la producción de la nueva cosecha. Hoy se vuelve a reunir el Consejo Agroindustrial con el ministro Basterra para intentar la reapertura total del registro. En paralelo, en Armstrong y Cañada de Gómez, en Santa Fe, también están armando un acampe hasta que finalice el paro.

(FUENTE: Clarín Rural).