Cargando...
Para Pelegrina, los productores

Para Pelegrina, los productores "no están reteniendo ni especulando" con el trigo

En medio de las negociaciones que -a pedido del Gobierno- comenzaron los molinos harineros y los exportadores para asegurar el abastecimiento interno de trigo, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, opinó que "está bien" que ambos sectores estén con esas gestiones, pero remarcó que "trigo sobra" y que el productor "no está reteniendo ni especulando".

De una cosecha 2019/2020 que según el Gobierno cerraría en 19 millones de toneladas, los exportadores tienen comprometido un volumen de 13,44 millones de toneladas y los molinos harineros 1,35 millones de toneladas.

Con estos números, quedarían libres poco más de 4 millones de toneladas. El mercado de trigo se puso tirante con precios firmes. Más allá de que casi el 80% de la cosecha está comprometida, en su mayor parte para los exportadores, los compradores sostienen que ahora está faltando oferta.

Sin embargo, Pelegrina cruzó ese argumento: "Los productores no están reteniendo ventas, están actuando igual que siempre, no hay una especulación; cuando les conviene venden".

Para el presidente de la Rural, "no hay del lado de la oferta una restricción". Agregó que la producción obtenida es "mucho mayor que el consumo" y remarcó que se viene de un nivel récord.

Si bien los molinos demandarían este año 6,6 millones de toneladas, en ese número están incluidos más de 2,5 millones de toneladas para pan, otro tanto para otros panificados y también para exportación como harina.

Respecto de las charlas entre molinos y exportadores, Pelegrina indicó: "Si los exportadores están pasados respecto del consumo interno (por las compras de los molinos), lo tienen que arreglar entre ellos; trigo sobra".

"La solución tiene que salir de ellos y ojalá el Estado no se meta", añadió el dirigente e insistió respecto de los productores: "No están reteniendo ni especulando".

Pelegrina subrayó que el sector no quiere que se impongan medidas que puedan afectar a la actividad como ocurrió durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner con permisos y cupos para exportar.

Por lo pronto, los molinos y los exportadores están trabajando en un documento de entendimiento para el abastecimiento interno.

"Tenemos compromisos asumidos con la Secretaría de Comercio que van a ser difíciles de contener si no se aceita la oferta y se tranquiliza el precio. Después, por otro lado, está el abastecimiento para el resto de la campaña ya que los números tal como están hoy no cierran", contó una fuente del sector molinero.

(Fuente: La Nación)