Cargando...
Las estrellas brillaron en la tarde de Las Flores

Las estrellas brillaron en la tarde de Las Flores

Saenz Valiente Bullrich y Cía. llevó a cabo este sábado 17 de marzo de 2018 su remate especial “Estrellas del Destete” en la Rural de Las Flores. Más de 9.000 cabezas entre machos y hembras brillaron en los corrales, reflejando la genética, nivel, desarrollo, y principalmente trabajo del productor argentino.
La localidad, ubicada en el kilómetro 187 de la Ruta Nacional 3, tuvo su fiesta, y la Cuenca del Salado su gran remate de invernada marcando el momento de la Zafra 2018.
El evento inició a las hora del almuerzo, cuando los compradores, productores, remitentes y amigos se congregaron para compartir en el salón el momento previo a que comience a sonar el martillo.
 
 
El reloj marcó las 14.30 horas y tomaba la palabra Gervasio Saenz Valiente para encaminar lo que sería una subasta marcada por la excelencia en cada uno de los conjuntos. Con equipo completo de la consignataria, más el acompañamiento fiel de la familia Massaro, estaba todo dispuesto para empezar a vender.
Los premios de rigor que llegaron de la Asociación Argentina de Angus, Hereford y Limangus, engalanaron esta decimoquinta edición de las Estrellas en Las Flores, y animaron a los productores a seguir trabajando en pos de la ganadería, apostando al trabajo, a la genética y al compromiso con el país.
Un emocionado Ricardo Massaro abría el primer corral de los 249 que albergaban machos y hembras. Compradores de varios puntos del país comenzaban a seguir la camioneta que inició su recorrido a las 14.45.
 
 
Criadores, feedloteros, cabañeros, y productores necesitados de buena hacienda, se disputaban cada uno de los corrales y en cada uno que se detenían no dejaban de admirar lo que había encerrado. Y sí, la subasta que parecía interminable caminaba a buen ritmo y con muchas manos que ofrecían ofertas.
Las calculadoras no paraban de sacar cuentas, y Ricardo no aflojaba ni un segundo a la hora de martillar. Los machos se defendieron a pura calidad y los valores fueron acordes a la época de año, pero con el valor agregado del trabajo realizado por cada remitente para presentar la hacienda en el estado que se la veía en la feria.
 
 
Las hembras, en menor cantidad que el macho,“salían a la cancha” y lote a lote se colocaban a valores firmes y de mercado con una demanda atenta a cada conjunto que se ofrecía. ¿A la calidad? Se le hizo justicia, obviamente, y se le puso la moneda que se merecía.
Ante gran oferta, hubo gran demanda y manos de sobra para comprar. No todos pudieron hacerse de un corral, pero se llevaron la imagen de que lo que se produce alrededor del Salado tiene calidad.
Paradójicamente, en la tarde del sábado en Las Flores Las Estrellas volvieron a brillar como desde hace 15 años.
Trabajo, constancia, dedicación y el pensar en la producción nacional es lo que saca adelante a un país que tiene mucho por dar. Hoy, en una subasta de hacienda, quedó más que claro.
Si hay que resumir lo vivido en la Sociedad Rural de Las Flores, elegimos una sola palabra que enmarcó la fiesta en su totalidad, y esa es PASIÓN. Todo lo que hoy se vivió, se vivió con pasión.
 
RESULTADO: