Cargando...
¿La suba de precios de la ganadería alcanza para invertir más en el negocio?

¿La suba de precios de la ganadería alcanza para invertir más en el negocio?

El criador espera una mayor recuperación del precio del ternero. Los engordadores saben que están en un escenario donde se ampliará el abanico de compradores. En tanto, pese a la recuperación de los valores de la ganadería, en las empresas mixtas todavía no se observa la intención de los productores de agregar más superficie para la actividad.

Estos conceptos brindó Diego Ponti, asesor ganadero de AZ Group. "Hoy el criador se entusiasma con la recuperación del precio del ternero, pero espera más. Las urgencias del criador hoy pasan por el factor financiero. Luego de un año muy flaco en ingresos, la espalda financiera es chica. En muchos casos deciden vender una parte del destete en forma anticipada, hacer caja y esperar para el resto del plantel mejor precio mientras se suman kilos a campo", dijo.

Sobre la invernada, según Ponti a la fuerte demanda de los feedlots se suman el regreso de los recriadores a pasto y la competencia de los mismos criadores, que, con la mejora de precios relativos de la carne con respecto al grano, deciden sumar kilos con suplementación y diferir las ventas en el año.

Todo este escenario se da en un año en el cual no se espera un crecimiento significativo de la oferta de terneros y terneras. Considerando estos factores, los engordadores que vendieron durante las últimas semanas salieron rápidamente a reponer entendiendo que enfrentan una buena ventana de compra. Aquellos que hoy no logran financiarse desde la ganadería para comprar invernada apuestan a una baja durante la zafra, y en el caso de empresas mixtas, cambiar granos por carne a cosecha", explicó.

Para el experto, en las empresas mixtas asesoradas por la consultora no se ve la intención de destinar una mayor superficie a la ganadería. "En el mejor de los casos se aumentará la carga debido a las buenas condiciones forrajeras. El productor todavía no tiene la tranquilidad ni la previsibilidad necesaria para encarar cambios estructurales. Hay entusiasmo por precios, pero no se tiene la certeza de si llegaron para quedarse, si van a rebotar en los mostradores de carnicerías, o si dieron un salto aislado y de aquí en adelante los ingresos de la ganadería irán perdiendo terreno contra la inflación y tipo de cambio", remarcó.