Cargando...
Genética y Trabajo en la 43° Subasta Anual de La Paz de Antonio Grandio

Genética y Trabajo en la 43° Subasta Anual de La Paz de Antonio Grandio

Bajo un cielo gris y con nubes amenazantes se concretó la Venta Anual de Cabaña La Paz de Antonio Grandio en la Sociedad Rural de Tandil.

 

Con la consignación de Monasterio Tattersall, y del trabajo en conjunto de la Cooperativa Agrícola Ganadera de Tandil y Vela Ltda., se dio inicio a la subasta en la pista central destacándose la gran concurrencia de gente que completaban las amplias tribunas.

 

Tomaba el martillo Alfonso Monasterio y daba inicio a las subastas de Vaquillonas Angus Generales S/S, las cuales eran un total de 50 y se vendieron entre $14.000 y $14.200. En la continuidad de la subasta ingresaban a pista 6 Vaquillonas Angus Puras de Pedigree que se colocaron entre $22.000 y $27.000.

 

Llegaba el turno de Sebastián Sanz, Martillero de la firma, y tomaba la posta con las Vaquillonas Puras Controladas Preñadas y ubicaba las 38 expuestas entre $21.200 y $25.000. Para cerrar los Vientres de La Paz, se vendieron 18 Vaquillonas Generales Preñadas entre los $20.000 y $21.200.

 

Compradores locales, de localidades vecinas y de diferentes puntos del país seguían atentos al desarrollo de esta 43° Venta Anual. Salían a la pista los Toros Angus Puros de Pedigree para ser subastados por Alfonso, los cuales se venderían entre $45.000 y $58.000, marcando un promedio de $49.625 para los 8 Reproductores.

 

Cuarenta y tres eran los Angus Puros por Cruza que Antonio Grandio ponía a la venta para que cada comprador pudiera elegir el suyo. Trabajoso pero contínuo el Remate fue transcurriendo y estos Reproductores se colocaron entre $35.000 y $60.000, promediando $42.558.

 

Además de lo expuesto por Cabaña La Paz, la jornada estuvo acompañada de Cabaña La Mary de Jesús Ferreiro, quien sacó a venta 46 Vaquillonas y 6 Toros Polled Hereford. Los Vientres fueron vendidos entre $15.000 y $15.700 y los Reproductores Machos de $36.000 a $43.000, promediando $37.333.

 

En una época del año marcada por las inclemencias del tiempo y por la acumulación de agua en las zonas productivas, La Paz de Grandio dijo presente con su Venta Anual exponiendo su genética a los productores.

 

“Las condiciones climáticas llevaron a que algunos compradores no vinieran, que sea un remate más tranquilo pero con valores razonables y bien”, expresó Antonio Grandio titular de la Cabaña, quien además agregó ”es probable que quizás en octubre, noviembre empiece la demanda de toros”.

 

Por su parte, Alfonso Monasterio, Titular y Martillero de la Consignataria encargada de las ventas expresaba, ”creo que fue un remate un poquito más trabajado que en otros momentos, pero la gente aportó y buscó. La primer mitad me traté de poner entre cuarenta y cuarenta y cinco, no bajar de eso y lo logramos, y en la segunda 40 y 35 saliendo un remate trabajado pero llevando genética y colocando todo el tipo de hacienda ofrecida”, concluyó.