Cargando...
Genética pura al servicio del productor

Genética pura al servicio del productor

Estancia y Cabaña La Cassina concretó su Quinto Remate Anual en Benito Juárez. La firma Martín Lalor fue la encargada de colocar cada una de las piezas a valores destacados.

 

En un día primaveral, en las instalaciones ferias, ubicadas sobre la Ruta 86, se llevo a cabo el sexto Remate en el año que realiza La Cassina, de un total de nueve que comenzaron en julio y culminarán en noviembre de este 2017.

 

Luego del clásico almuerzo, los compradores se disponían a ocupar los lugares en las tribunas para dar comienzo a lo que sería la comercialización de los ejemplares Angus y Hereford dispuestos por la Cabaña. Estando todo preparado, y remarcadas las condiciones de venta, el Martillero Agustín Lalor comenzó a hacer sonar el hierro para dar inicio a la subasta.

 

En primer lugar, ingresaron a pista los Toros Angus Negros y Colorados Puros Controlados. Con elecciones constantes, y manos que aparecían de uno y otro lado del ring de ventas, se colocaron un total de 33 Reproductores entre $40.000 y $64.000, dando un promedio de $51.091.

 

Llegaba el momento de los Machos Polled Hereford, y se subastaban un total de 5 entre $40.000 y $48.000, promediando $43.900. Seguía el interés constante por lo ofrecido, para dar paso a la recta final del remate, y el ingreso de los Vientres.

 

Veinte fueron las Vaquillonas Angus Negras y Coloradas Puras Controladas con Garantía de Preñez que salieron a la venta, y las mismas fueron vendidas entre $25.000 y $34.000, promediando $29.300. Vale mencionar que cada uno de los lotes fueron elecciones, y no obligaciones.

 

Para cerrar la jornada, Cabaña La Prometida de Santa Yvonne, quien nuevamente participa como invitada, exponía cinco lotes de Vaquillonas Angus MAS Preñadas. Venticinco fueron el total de las subastadas entre $17.500 a $20.000.

 

Los precios acompañaron, habían muchas manos. Los buenos lotes se vendieron a muy buen precio, y el resto se vendió también. Las vaquillonas espectaculares, porque se vendieron muy arriba de los promedios habituales a los que estamos acostumbrados. Es un índice muy bueno porque quiere decir que la gente de la zona quiere invertir en ganadería, para aprovechar a mejorar los rodeos y tener la genética que nosotros vendemos”, expresó Roque Cassini, titular de La Cabaña.

 

Por su parte, quien estuvo a cargo del martillo, Agustín Lalor, destacó “la verdad mucha gente, quizás más gente que la que esperábamos. Casi todos los toros se vendieron de a uno, de a dos toros. Y la verdad que los vientres, volaron. Muy conforme con la venta en general”.

 

La Cassina cerró un evento más de la maratón que ofrece cada año, y con más de 20 apostando a la ganadería, continúan con el objetivo de que no es la cantidad lo que los enorgullece, sino la calidad de los reproductores que ofrecen al mercado.