Cargando...
Entre enero y octubre, Argentina fue el país donde más creció la producción de leche

Entre enero y octubre, Argentina fue el país donde más creció la producción de leche

El informe elaborado por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla) en base a datos de www.clal.it, confirma que la Argentina fue el país donde más creció la producción de leche, en el período enero-octubre de 2020: 7,5%.

Así, el relevamiento cuenta con datos de los 14 países que representan alrededor del 60% de la producción mundial de leche de vaca.

En efecto, entre enero y octubre, el ordeñe en Argentina creció 7,5 por ciento. Esta tasa supera ampliamente el promedio mundial de expansión que fue del 2%.

Detrás de Argentina, se ubican otros dos países de Sudamérica: Chile, con un aumento del 6,3%; y Uruguay, con un alza del 5,6%.

En general, todas las naciones muestran una variación interanual positiva, salvo Ucrania, con una baja del 4,1 por ciento.

La Unión Europea mantiene el registro acumulado del mes anterior y Estados Unidos también mantiene el crecimiento de los últimos seis meses, incluso mejorando 0,1% llegando a una tasa del 1,9% y ambos debido a su gran participación tanto en la producción como en el comercio internacional de lácteos, marcan el ritmo del crecimiento ponderado mundial.

En tanto, Nueva Zelanda, continúa recuperando los valores negativos que presentaba y en el acumulado a agosto tiene el primer valor positivo producto del crecimiento de los tres primeros meses del año lechero y que incluso ahora mejora en septiembre y mantiene ahora en octubre.

Cabe mencionar que la producción mundial que arrancó con casi 3,3% de crecimiento interanual se ha venido desacelerando a medida que transcurre el año y podemos estimar con la información a la fecha que se ubicaría entre 1,5% y 2,0% en el total anual, de todas maneras, sigue siendo un valor importante para satisfacer una demanda mundial que seguramente se encuentre en el balance anual, por debajo de ese valor y sobre todo con muchas variaciones periódicas en función a los efectos COVID y la situación de la economía mundial.

De todas maneras, los tambos sufrieron pérdida de rentabilidad este año. El precio de $ 19,59 por cada litro de leche cruda que informó para octubre el Sistema Integrado de Gestión de la Lechería Argentina (Siglea) está un 21,6% por encima del mismo mes del 2019 (y un 2,7% por encima del valor de septiembre).

Es un incremento que no alcanza para compensar un nivel de inflación anual del 40%.

Si la comparación se hace con sus colegas uruguayos o brasileños, los tamberos argentinos también pierden. El valor que en septiembre recibieron los productores argentinos por cada litro de leche que ordeñan (U$S 0,25) está por debajo del que logran los tamberos de Uruguay (U$S 0,30 ), Brasil (U$S 0,39 ), Estados Unidos (U$S 0,39), Unión Europea (U$S 0,37) y Nueva Zelanda (U$S 0,32).

El aumento de los costos es la otra variable que presiona fuerte la rentabilidad del tambo. El notable aumento en la cotización del maíz y la soja, que tocaron precios récord en las últimas semanas, complica por dos frentes.

El primero, el maíz y la soja son un insumo central en la ración de las vacas lecheras. El segundo, el salto en la cotización del “poroto” también suele aumentar el valor de los arrendamientos. El informe lácteo de Aacrea estima un incremento del 16% en el índice de costos sólo en octubre. En ese mes, el dólar aumentó un 3,9%, el maíz 21,6% y el pellet de soja 37,7%.

Es mucho más clara la brecha en la comparación interanual: si se analiza el índice de costos de octubre de 2019 con el de este año hay un incremento del 63%, contra un aumento del precio del 21%. Este es el cálculo clave para comprender la fuerte caída en el valor real que reciben los tamberos.

Es que el precio de la leche quedó muy retrasado respecto de los aumentos en insumos dolarizados como las semillas, fertilizantes, fitosanitarios, balanceados y maíz.

(FUENTE: Clarín Rural).