Cargando...
Coronavirus: se extiende la caída del precio de los granos en la Bolsa de Chicago

Coronavirus: se extiende la caída del precio de los granos en la Bolsa de Chicago

En sintonía con la caída del petróleo y de los principales indicadores bursátiles, el valor de los granos prolonga hoy la racha negativa en la Bolsa de Chicago, producto de la incertidumbre sobre el rumbo de la economía mundial que provoca la pandemia de coronavirus.

Luego de caer cerca del 5% durante la semana pasada, la soja opera con bajas del 1,9% para la posición mayo, que desciende de 311,86 a 305,89 dólares por tonelada, hasta el nivel más bajo desde principios de mayo último.

En cuanto al maíz, que durante la semana pasada retrocedió un 2,8%, hoy se negocia con una pérdida del 3% sobre el contrato mayo, que cae de 143,99 a 139,66 dólares por tonelada, el nivel mínimo desde septiembre pasado.

El trigo, que en la Bolsa de Chicago perdió poco menos del 2% durante la semana pasada, ahora está con una merma del 2,5% sobre la posición mayo, que desciende de 185,92 a 181,24 dólares por tonelada.

La crisis sanitaria derivada del coronavirus plantea, para la demanda de granos y de subproductos agrícolas, varios interrogantes. Entre ellos, la incertidumbre sobre la capacidad financiera de los países de sostener la demanda fluida de esos productos (en particular los países importadores); el daño que el derrumbe del petróleo generará sobre la industria de los biocombustibles, dado el impacto que provoca sobre los precios del etanol en base a maíz y del biodiésel en base a aceite de soja; los cambios que producen las oscilaciones de las monedas sobre la competitividad de los proveedores de materias primas, y el impacto de la salida del dinero que los grandes fondos de inversión tenían puesto en los mercados de materias primas agrícolas, frente al rojo que se registra en los mercados financieros.

Hoy, la esperanza de muchos operadores de Chicago está puesta en China, punto de origen del virus, que ahora se presenta como uno de los pocos países que tendría controlado el brote y que se plantea un retorno a la normalidad, con medidas oficiales que impulsan el resurgir de la industria y del consumo.

En ese sentido, el mercado estadounidense espera que China se ponga a tono con los compromisos asumidos en la "fase uno" del acuerdo comercial firmado el 15 de enero pasado, donde acordó invertir 36.500 millones de dólares en la compra de productos agropecuarios de los Estados Unidos.

Dos semanas atrás, el gobierno de Xi Jinping anunció que otorgará exenciones arancelarias a plantas procesadoras de soja que manifiesten su necesidad de importar poroto de soja estadounidense. Y se prevé que lo mismo ocurra para la compra de otras mercaderías.

FUENTE: Nación Campo.