Cargando...
Coronavirus. Alerta por la aparición de nuevos casos en frigoríficos

Coronavirus. Alerta por la aparición de nuevos casos en frigoríficos

Hay alerta en la industria frigorífica por la aparición de nuevos casos de coronavirus que están obligando a las empresas a cierres temporales para frenar la propagación del virus. Según confirmaron fuentes sindicales a LA NACION, durante el fin de semana se constató que empleados de dos plantas del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) dieron positivos en el test de Covid-19.

El primer caso es el del frigorífico Santa Giulia, en Alejandro Korn, en el partido bonaerense de San Vicente, donde un hombre de Guernica que se destaca dentro de la planta llegó a trabajar con síntomas similares al coronavirus. Tras el caso, el frigorífico aisló a las personas que mantuvieron contacto estrecho con el empleado enfermo. Además, según pudo saber LA NACION, desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires se decidió el cierre de la planta sin haber labrado un acta que constate la situación que atraviesa la empresa.

En tanto, en Maneca, un frigorífico de Tigre, habrían aparecido dos casos que obligaron al cierre temporal de la compañía hasta descartar una posible ola de infectados. Desde los gremios que representan a los empleados de las plantas en cuestión advirtieron que ya se pusieron en marcha los protocolos sanitarios de seguridad pertinentes para detener la propagación de la enfermedad y se le ha pedido al personal que se mantengan aislados dentro de sus casas hasta no estar seguros de haber controlado la situación.

Desde la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines de la República Argentina (Fesitcara) contaron que las autoridades provinciales también decidieron el cierre preventivo de Maneca como medida de seguridad y se mandó a todo el personal a cumplir la cuarentena.

"Las dos plantas afectadas hoy no van a trabajar. Se le ha pedido al personal que se aísle para aplicar el protocolo de sanidad correspondiente y van a ver qué pasa mañana", dijo Gabriel Vallejos, secretario general de Fesitcara.

Sobre los casos de Maneca, Vallejos dijo que la semana pasada llegaron dos personas de una cuadrilla de una empresa de eventuales a "laburar dentro del frigorífico y aparentemente eran covid positivo y para detener cualquier contagio se decidió el cierre (temporario)", de la planta. "Todavía no tenemos confirmación de que hayan empleados de Maneca contagiados, habrá que esperar a ver qué pasa y cómo evoluciona todo", añadió Vallejos.

Desde el sector indicaron que, si bien los frigoríficos crearon un protocolo sanitario dentro de cada una de las empresas, es imposible controlar a los empleados cuando están fuera de su horario laboral. Temen de que esto siga ocurriendo y los casos se sigan multiplicando.

"Cuando los operarios llegan al trabajo se les mide la temperatura en la entrada y se les hace firmar un acta en la que declaran que no tuvieron contacto con nadie al estar fuera de la planta", señaló Fernando Vissani, titular del frigorífico Visom. "Creo que esto se está extendiendo y en algún momento le va a tocar a cualquier planta", advirtió.

Los protocolos de seguridad que siguen la mayoría de las empresas frigoríficas, aprobados por el Ministerio de Agricultura y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), alertan de las medidas que deberían seguirse dentro de las plantas. Entre ellas está la separación en dos grupos denominados como "activo e inactivo", en el que el último reemplazará al primero en caso que el primero se vea afectado por covid-19. Para ello, sugieren "reducir la velocidad de faena, reducir el personal operativo y aumentar el distanciamiento entre los empleados", dice el documento. Las medidas apuntan a disminuir el personal y establecer un grupo de reemplazo.

Sin embargo, dada la importancia de la actividad y para evitar un desabastecimiento de carnes en las góndolas, como sucedió en Estados Unidos, los dueños de las plantas están exigiendo al Ministerio de Agricultura la aprobación de un protocolo de seguridad más riguroso en el que delimitarían separar en grupos de hasta cuatro personas para operar y recrearse. De tal modo que, si aparece algún caso, es más fácil aislar al sector afectado sin llegar a sufrir la clausura total de la planta o del sector. Tienen en claro que esto último lo determinan las autoridades del Ministerio de Salud y el Municipio correspondiente.

"En las plantas y espacios comunes se hace sanitización y desinfección cada una hora, se siguen de cerca los protocolos de ingreso. Queremos evitar lo que pasó en EE.UU., en donde se cerraron plantas", amplió Vissani.

En un comunicado, la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, que representa a trabajadores del frigorífico Santa Giulia, informó que está al tanto de la situación que atraviesa el personal de la compañía y del sector en general. Entre otros puntos, agregó que se está trabajando en la habilitación de la planta para que, con todos los recaudos, vuelva a funcionar.

(FUENTE: La Nación Campo).