Cargando...
Con nombre propio fue la fiesta

Con nombre propio fue la fiesta

 

Hugo R. Aristegui festejó el miércoles 14 su 26° aniversario de vida como Casa Consignataria desde la localidad de Cacharí. Embrete de aquellos, exposición de terneros, y manos fieles a sus ventas, fueron el marco del festejo para una familia dedicada al trabajo y servicio que hace a la producción del país.

 

Gordo, invernada y cría era lo que albergaba la pintoresca feria para la subasta que comenzaría a las 15 horas. Buscando la sombra, tapándose de alguna manera para no aspirar la tierra, los compradores comenzaban a seguir el carro que transportaba al Martillero que llevaría adelante la tarea de dar destino final a los corrales.

 

Con una oferta interesante de hacienda al kilo, principalmente vaca, se largaba este remate aniversario en Cacharí. ¿El mercado? siguiendo la tónica de Liniers, con algún que otro lote destacado donde se manifestaba una moneda más; pero en resumen los operadores habituales de la firma se llevaron lo usual de cada mes.

 

La palabra dejaba, por unos instantes, de pertenecer a Ricardo Arzoz y pasaba a manos de Juan Cruz Aristegui. Agradeció el acompañamiento de compradores, vendedores, clientes de años, equipo de trabajo y a todos los que hacen posible, mes a mes, que el remate se lleve a cabo, como así también que día a día la consignataria siga firme.

 

Y lo esperado se daba comienzo, la invernada estaba en marcha, y lo que se anunciaba en la previa se empezaba a visualizar en los corrales. Lotes destacados, bien definidos, comenzaban a marcar el rumbo de lo que sería una subasta ágil pero con un comprador más calculador a la hora de realizar su oferta.

 

El macho se fue colocando lote a lote con comodidad, y se pagó lo que se está pagando en los últimos eventos de este mes de marzo. La Victoria, con gran firmeza, más Dobal, Sosa, Cuello, Gómez Casariego, Lobo, Biaus, entre otros, hicieron que el carro avanzara a buen ritmo para sacar adelante la primera parte de esta categoría.

 

Momento de la hembra, y las dudas en cuanto a valores aparecían, pero no fueron notorias. La hacienda se defendió en base a calidad y buen estado, y de esa forma, los que ya habían comprado machos más Pérez, Laborde, Lobo, Braco, y algunos más, hicieron que las terneras vayan saliendo y mantenga buenos precios en cuanto a lo que se maneja en la actualidad.

 

Para cerrar esta jornada de festejo y buena hacienda, aparecían lo lotes con vientres, desde vacas con garantía de preñez hasta las últimas con cría le daban el cierre a una gran subasta.

 

26 años de historia para un nombre propio no es poca cosa. Trabajo, constancia, sacrificio, respeto, humildad, y principalmente familia, hacen que Hugo R. Aristegui siga caminando y creciendo pensando en un futuro.

 

La convicción de hacer las cosas bien, y con respeto, hace que el coraje crezca y, de esa manera, se cumplan años de historia y se puedan festejar rodeados de mucha gente como la que se reunió en Cachari.

 

Felicidades.

 
RESULTADO: