Cargando...
Carnes: para el Gobierno se debería avanzar hacia una comercialización por cortes

Carnes: para el Gobierno se debería avanzar hacia una comercialización por cortes

En medio de la mejora en el negocio ganadero, lo que se refleja tanto en indicadores internos de producción como en las exportaciones, el Gobierno cree que debería mejorarse el sistema de comercialización. El sistema vigente es el de la venta por media res. Implica su traslado desde la planta frigorífica hasta una carnicería mediante camiones refrigerados. Para los expertos, se trata de un sistema que genera ineficiencias en el negocio tanto en términos económicos como de calidad. Dificulta una venta más segmentada o acorde con el punto de venta, por ejemplo, según el producto que se consume en una determinada zona geográfica o por el poder adquisitivo.

En esa línea, el Ministerio de Agroindustria considera que debería "eficientizarse" el actual sistema de reparto de medias reses, apuntando al cuarteo y a la distribución precisamente por cortes. Un informe de la firma Bain & Company señaló que mientras el lomo (un producto más caro) aquí resulta 20% más barato que en Brasil, la nalga (producto más popular) es un 20% más cara. Además, sostiene que la integración por cuartos permitiría reducir de 10 a 12% el precio del asado, lo que beneficiaría al consumo popular.

"Tenemos que mejorar la productividad, estamos aumentando las exportaciones sensiblemente [subieron 60% en lo que va del año] y estamos trabajando para abrir más mercados. Pero también hay que mejorar la trazabilidad y, en la comercialización, eficientizar el actual sistema de reparto de medias reses. Queremos nuevos desafíos", señaló una fuente del Ministerio de Agroindustria, que conduce Luis Miguel Etchevehere.

Hoy, el presidente Mauricio Macri recibirá a la Mesa de las Carnes, donde confluyen más de una veintena de entidades y organizaciones ligadas al sector. Como todos los temas de la carne se tratan en ese ámbito, "es posible" que el tema del cuarteo pueda conversarse con sus actores, según se indicó.

Respecto de la trazabilidad, el Gobierno considera que el país debe mostrarse cada vez más confiable para los compradores. Si bien no hay una decisión tomada sobre algún sistema para llevar adelante, lo cierto es que el Gobierno lo ve como algo central para consolidar mercados.

En mayo pasado, en una entrevista el presidente del Senasa, Ricardo Negri, admitió que en algún momento el país debería avanzar a la trazabilidad con un chip. "No puedo decir el tiempo, pero vamos a que, además del botón [que se pone en la oreja derecha del animal para la identificación], se incorporará un chip para ver por dónde pasó el animal y de dónde viene", dijo en ese momento el presidente del Senasa.

En el Gobierno consideran que también es "mejorable" el actual sistema de tipificación oficial de la carne. Vigente desde 1973, privilegia la categoría y la conformación del animal. Pero según expertos privados debería avanzar más sobre parámetros objetivos de la calidad.

La Mesa de las Carnes ya ha avanzado con Macri en numerosos temas, entre otros en el combate contra la informalidad. De hecho, ya se pusieron en marcha diversas medidas, una de las últimas, las cajas negras en las plantas de faena, para mejorar el control en los frigoríficos. Esto, más allá de otra medida como la obligación de hacer un adelanto del pago del IVA previo a la autorización de una faena.

Ahora, además de establecer medidas más específicas para estimular el crecimiento de la producción con novillos pesados para acompañar el crecimiento de las exportaciones, en el sector creen que hay que profundizar el control de la evasión en el sector minorista.

Recientemente, la AFIP dispuso la puesta en marcha desde septiembre de un remito cárnico electrónico (REC), que será un documento para el traslado del producto desde una planta de faena a una carnicería. En paralelo, Agroindustria creará un registro para las carnicerías. Según fuentes oficiales, ya se bajó de un 70 a un 30% la evasión, y gran parte de lo que sigue pendiente de control está en las carnicerías.

Claves hacia un cambio profundo

Modelo cuestionado

Hoy, la mayor parte de la carne que se consume en la Argentina se comercializa a través de las carnicerías que trabajan con el modelo de media res, que es despostada en el propio local minorista.

Sistema más eficiente

En el gobierno nacional analizan impulsar un nuevo modelo comercial más eficiente de integración por cuartos e incluso por cortes específicos, que permitirá reducir entre 10 y 12% los precios.

Combate a la evasión

El impulso a un nuevo sistema de comercialización es paralelo a la búsqueda de medidas que permitan combatir el alto nivel de evasión que sigue exhibiendo el sector. Según fuentes oficiales, en el último tiempo medidas como la implementación de cajas negras en los frigoríficos y los mayores controles en las carnicerías permitieron reducir de un 70% a un 30% el nivel de evasión en la cadena de la carne.

(FUENTE: La Nación Campo)